Type to search

Seguridad

Falta de coordinación policial, el ‘talón de Aquiles’ de la #AlertaAlba

‘Luisa’ estuvo en contacto con media docena de policías, quienes no le ayudaron a regresar a casa, pese a que se emitió una Alerta Alba luego de que su familia reportó que estaba extraviada. Luego de tres días, en una odisea que la llevó hasta la Ciudad de México sin la supervisión requerida, se reencontró con su madre. Pero no todos los casos tienen un final feliz.

A un año de la implementación de la Alerta Alba, anunciada como una nueva política pública de atención, reacción y coordinación entre las instancias de seguridad pública y procuración de justicia de los tres órdenes de gobierno para localizar a mujeres desaparecidas, autoridades y personas que han intentado echar mano del mecanismo para atender una emergencia de este tipo coinciden en señalar que la coordinación policial es el ‘talón de Aquiles’ de la estrategia.

‘Marcela’ —quien bajo condición de no mencionar su verdadero nombre comparte con EstaciónPacífico.com cómo vivió la angustiante experiencia de no saber el paradero de su hija, a quien en esta nota se identifica como ‘Luisa’— cuestiona la efectividad de las medidas, cuando los agentes locales que atendieron a su hija desconocían que había sido reportada como extraviada, y que requería asistencia dado que vive con síndrome de asperger.

“Mi hija anduvo en una patrulla, luego esa patrulla se descompuso y anduvo en otra patrulla, y esa otra patrulla se encargó de llevarla a la Central de autobuses, pero ni uno de esos policías estaba enterado de la Alerta Alba, no tenían el conocimiento de que se había hecho una Alerta Alba en Colima”, señala.

El testimonio asevera que lo que contribuyó para localizar a su hija fue que ella misma se reportó vía telefónica; no ayudaron los seis policías con los que tuvo contacto, quienes no tenían idea de que ella se encontraba extraviada. A su parecer, la angustia pudo haber sido menor si hubiera existido una mejor coordinación entre los cuerpos policiacos, no sólo de orden local sino a nivel nacional o regional.

“Si la difundieran verdaderamente a todas las gendarmerías de la República mexicana, ese sería mi punto, porque mi hija estuvo en la noche en tres patrullas, ¿cuántos agentes fueron? Seis cuando menos, y ninguno de esos seis agentes sabía que había una alerta sobre la muchacha. Mucha gente se dio cuenta de que estaba desaparecida por la Alerta Alba, pero apareció porque ella se comunicó, no porque un porque policía la haya visto, ni porque la hubieran visto en redes”, comenta a EstaciónPacífico.com.

Entre el 11 y el 14 de abril, la hija de ‘Marcela’ estuvo desaparecida; su cara apareció en una de las 148 fichas generadas desde que existe el mecanismo.

La directora del Instituto Colimense de las Mujeres (ICM), Mariana Martínez, opina en el mismo sentido. Si bien celebra el primer año de la implementación del mecanismo, reconoce que la búsqueda derivada de la activación de una Alerta Alba se organiza bajo tres niveles de profundidad: entre el círculo familiar y social inmediato, entre instituciones gubernamentales y entre los organismos policiales, y este último tendría que perfeccionarse.

“Significa poder contar con una herramienta más para garantizar que las mujeres por alguna razón están como no localizadas puedan regresar con bien a casa. Tanto que la búsqueda se organice bajo los tres marcos que existen para la búsqueda, o tres niveles de profundidad, así como para evitar que la difusión tenga que ser desde las familias y que la autoridad pueda tener una respuesta institucional que sea inmediata a la desaparición de una mujer”, refiere.

La funcionaria estatal destaca que cuando se presenta una denuncia por desaparición, la FGE evalúa si se pone en un riesgo mayor o no a la víctima al difundir su ficha fuera de la entidad, considerando la información que las familias proporcionen a la autoridad ministerial. Otro aspecto que consideran al momento de tomar la decisión de difundir en otras entidades es si existe un indicio de que la mujer ausente pudiera estar en otro sitio.

“La fase tres es lo que hace falta mejorar para el mecanismo (…) Hay criterios que la agencia ministerial tiene que tomar en cuenta para emitir una ficha de Alerta Alba. Los criterios los toma en cuenta la mesa ministerial”, asevera.

“Tiene que ver con al información que brinda la familia. Si la autoridad tiene indicios de que la mujer podría estar en otro estado de la República, se difunde en otro estado”, agrega.

Martínez apunta que otra de las áreas de la Alerta Alba reside en que el Comité Técnico del Protocolo Alba —conformado por autoridades municipales, estatales y federales— pueda acercarse a los familiares de las mujeres que han sido localizadas para nutrirse de sus experiencias y entender de qué forma se puede mejorar la aplicación del mecanismo.

“Me parece muy importante que podamos recabar esa información de las familias de las mujeres que han estado en calidad de desaparecidas y que eso tenga que ver la parte que se fortalezca en este segundo año que se ha echado a andar este protocolo”, abunda.

Entre diciembre de 2018 y diciembre de 2019 se han activado 148 Alertas Alba, de las cuales 104 fueron desactivadas tras la localización de la mujer, y 44 continúan activas, según información de la Fiscalía General del Estado (FGE) actualizada hasta la tarde de este jueves. Al menos dos de esas localizaciones correspondieron a mujeres encontradas sin vida, según reportes de prensa.

Lee: #AlertaAlba: Corte de caja tras sus primeros seis meses de implementación

 Lo positivo a un año de la implementación 

Martínez asevera que se puede considerar un logro “al menos” tener la Alerta Alba activa. Agregó que Colima fue el estado 17 a nivel nacional en instalarla y echarla a andar.

“Aunque no fuimos exactamente de los primeros, hay estados que todavía no cuentan con ello y es importante tener un mecanismo que diga cuáles son los lineamientos para buscar”, indica.

La directora del ICM califica como positivo que la mayoría de las mujeres por las que se tuvo que activar una Alerta Alba fue localizada con vida, y aplaude que los colimenses tengan conocimiento de la función del protocolo.

—¿Hay algún caso en el que gracias a una Alerta Alba se haya rescatado a alguna de las mujeres reportadas?, se le pregunta.

“No sólo una, varios casos que hemos compartido en el trabajo coordinado con la Fiscalía, y otros más que ha llevado la propia Fiscalía especializada. No te puedo particularizar pero sí te puedo decir que hay casos donde afortunadamente gracias a este impulso de la difusión de la ficha, así como de la búsqueda de las instituciones que están a cargo se ha logrado encontrar a las mujeres que estaban en calidad de desaparecidas”, responde.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *